Páginas vistas en total

09 febrero, 2013

El jean: de la vida diaria a la alta costura

 
El denim es una de las telas más utilizadas en la moda casual, sin embargo, los clientes están demandando más y más artículos de calidad. Ahí entran las grandes marcas de moda a la ecuación.
 
Para cuando termine la semana de la moda de Nueva York –que comenzó el jueves 7 y se extiende hasta el 14– los fashionistas habrán podido dar un buen vistazo a las prendas femeninas de cuero cortado con láser, tweed en magenta vivo y… denim.
Ocho años después de que los chupines se volvieron obligados para millones de mujeres, el denim se muestra en prendas tan variadas como corsés y polleras tubo.
 
 

 
 
Abundan las razones de diseñadores y minoristas, como Macy’s Inc y Ralph Lauren Corp, para aprovechar las versiones a precio exclusivo de un clásico estadounidense: los jeans femeninos se venden casi el doble de rápido que el resto de la indumentaria para mujeres y, en general, producen mayores ganancias.
 
 

 
El denim se infiltró en los guardarropas femeninos, lo que ayudará a que suban las ventas de indumentaria, dijo Roseanne Morrison, directora de moda de Doneger Group, empresa de tendencias en la moda que tiene su sede en Nueva York. “Crece exponencialmente y seguirá durante el otoño y el invierno”, dijo.
 
 
Las ventas de jeans de denim para mujeres crecieron 8%, a US$ 8.240 millones, durante los 12 meses que finalizaron en noviembre, según el servicio de seguimiento de consumo, Consumer Tracking Service, de la consultora de investigación de mercado NPD Group Inc. de Nueva York. Las ventas de indumentaria femenina crecieron 4,2%, a US$ 198.200 millones durante el mismo período.
 
 
El denim de Gap Inc contribuyó a que la minorista de indumentaria especializada más grande de Estados Unidos pasara de una baja del 1% en las ventas de 2011 a un aumento estimado del orden del 7% en 2012, lo que incrementó el precio de la acción 67% el año pasado, contra el 25% de ganancia que mostró el índice, de Standard Poor’s 500 Retail.
 
 
Se dice que la resistente tela obtuvo su nombre denim de la ciudad francesa de Nemes (“de Nimes”), y este tejido ha sido esencial para la moda estadounidense desde la década de 1950.
En la edición de este mes, Vogue la llama “el tejido clásico estadounidense” que “es el azulado hilo conductor de la historia de nuestra moda”.
Un toque de lycra
 

La renovación del estilo que hacen los diseñadores y los tratamientos siempre en evolución que se le aplican al denim lo ayudan a que mantenga esa sensación de que “nada es más moderno” y da a los consumidores nuevas razones para que lo sigan comprando, dijo Ken Downing, director de moda de Neiman Marcus Group Inc. A decir verdad, un toque de lycra hace que los chupines sean más cómodos y ayuda a impulsar las ventas, dice Marie Driscoll, consultora minorista.
 

 
Dado que es menos probable que el denim deje de estar de moda, los minoristas se sienten con espacio como para escatimar los descuentos. La rebaja promedio es de 20%, o la mitad del 40% en los vestidos, calcula Driscoll, fundadora de Driscoll Associates en Nueva York.
El denim de lujo es aun más rentable, ya que los consumidores pagarán precios exclusivos por tener determinadas marcas, dijo Driscoll durante una entrevista telefónica. El volumen en sí de negocio total del denim también lo torna inmensamente rentable, dijo.
 
Downing dice que espera ver que el denim esté en las pasarelas de Nueva York, en parte porque las mujeres de todas las generaciones y estilos de vida piden que la ropa informal tenga más clase.
 
El arreglo en la imagen
“La clientela lo pide a gritos”, dijo Downing durante una entrevista telefónica. “Ella quiere estar arreglada y cómoda”.
La tendencia del denim recibe el apoyo de Vogue, que en su edición de febrero traía “la primera guía de denim que jamás publicamos”. “Chupines. Van re bien”, se lee en un título, “Pensá en Georgia O’Keeffe. Pensá en polleras plato, cinturas altas y bisutería tipo Navajo”.
Para que las mujeres puedan llenar sus placares con denim azul y negro, la industria ofrece nuevas tomas de conjuntos clásicos: camperitas con mangas de cuero y cuello de piel artificial; polleras con retales; vestidos y corsés.
 


 
Para el otoño, la diseñadora Trina Turk muestra un abrigo con un solo botón y solapas en pico que usa con un par de chupines al tono, una pollera tubo superlarga que tiene un cierre posterior que va de principio a fin y unos pantalones anchos de cintura alta, que se fabricaron con una versión de mezclilla con textura y color azul mediano, que ella llama luxe denim.
 
 
 
 
 

Recent Posts