Páginas vistas en total

17 noviembre, 2014

MUNDO REAL: STORES & MUNDO VIRTUAL


Sin una Tienda ONLINE si antes el foco estaba únicamente en el producto, ahora todo gira en torno al consumidor.
RE-UBICAR el local
El consumidor es cada vez más viajero, y el retail debe estar donde esté el cliente. “El consumidor se ha convertido en el punto de venta”. El retail está trabajando en aprovechar el tiempo libre de sus clientes potenciales para que la compra se convierta en una acción que se lleva a cabo cuando se tiene “tiempo muerto”.
Aeropuertos, estaciones de trenes, parques o centros comerciales. La tienda tiene que estar donde esté el cliente.

Busca, compra y comparte
Una tendencia que se repite desde hace años. El consumidor busca más que nunca, ya sea por precio, por conocer nuevos productos o por sus especificaciones técnicas. El consumidor ahora compra, pero acto seguido lo comparte. Aquí también entra en juego “la fiebre del hashtag”, por lo que la tienda tiene que dar importancia a las redes sociales e incentivar que se hable de ella en Internet.
Destacar oferta mono producto
Y si el retail está virando hacia una tienda con menos mueble, también lo hace en cuanto al producto. El consumidor quiere una selección del producto, ya que no tiene tiempo de pararse a conocer todas las referencias del catálogo. A corto plazo, el retail físico contará con una selección de lo mejor de la colección y el resto se podrá encontrar en Internet, favoreciendo a la estrategia multicanal de la marca.
Comunicar en tienda
El consumidor, cuando tiene tiempo, quiere escuchar a la marca. En los próximos meses se podrá apreciar una revolución en las tiendas de la mano de la tecnología Beacon, unos dispositivos que, a través de Bluetooth, envían promociones, descuentos o información al consumidor que está en la tienda. Marcas como Macy’s o American Eagle Outfitters ya la han puesto en funcionamiento.
Mimar al consumidor
Comptoir des Cotonniers, enseña propiedad del grupo japonés Fast Retailing. La cadena puso en marcha en una noche 10.000 tiendas efímeras, donde el cliente podía comprar una reducida selección de productos de la marca en veinte segundos a través del móvil. Para conseguirlo, Comptoir des Cotonniers uso códigos QR y los publicitó en cafeterías, marquesinas y en paredes de ciudades.
 

Recent Posts