Páginas vistas en total

25 mayo, 2014

¿De dónde vienen los ‘jeans’?



China, India, Bangladesh, Pakistán y Turquía luchan por hacerse con el principal puesto de una prenda que se calcula que superará los 56.000 millones de dólares en 2018, según un informe de Denim by Première Vision. Cada segundo se venden sesenta pares de vaqueros en todo el mundo a un precio medio de 28,3 dólares, pero ¿quién y dónde los produce?
 
China continúa siendo el principal productor de denim mundial. Pero, tal y como ha sucedido en otros segmentos de la industria textil y de la confección del país, parte de su producción se ha derivado hacia otras regiones, ya sea en busca de costos laborales más bajos o para acercar la fabricación de las prendas a los mercados de distribución.
 
En China, la producción de prendas de denim se concentra sobre todo en la ciudad de Xintang, situada en el área metropolitana de Guangzhou. Más de un millar de marcas producen en esta localidad, que puede llegar a fabricar hasta 2,5 millones de prendas de denim al día, según datos de la China Import and Export Fair, de Cantón.
 

Se calcula que uno de cada tres artículos de denim que se venden en el mundo y dos terceras partes de los que se distribuyen en China proceden de Xintang. Las fábricas de confección de esta ciudad emplean 220.000 trabajadores. A pesar de su protagonismo en este sector, a la industria de Xintang cada vez le es más difícil encontrar mano de obra por el elevado índice de contaminación de la zona, lo que ha obligado a los empresarios a incrementar los salarios por encima de la media.
 

Bangladesh también es otro de los focos de la producción de denim, sobre todo de segmento medio. En los últimos años, las prendas vaqueras se han convertido en el segundo artículo más exportado por la industria bengalí de la confección. En Bangladesh, la producción de denim se concentra en 25 fábricas, que exportan producto por un valor de en torno a 300 millones de dólares.
 
A pesar del fuerte crecimiento que ha experimentado este segmento en la industria del país, la demanda está superando la producción actual. La producción mensual de denim es en la actualidad de 18,3 millones de metros mientras que la demanda supera los 32 millones de metros, según The Bangladesh Chronicle. Las expectativas de la industria del denim en Bangladesh pasan por producir cuatro de cada cinco prendas vaqueras que se distribuyan en el mercado europeo en 2020.
 
En el caso de la India, el país cuenta con una fuerte tradición en la producción de tejido denim, sobre todo a raíz del inicio de la actividad en la década de los ochenta de la empresa Arvind, uno de los mayores tejedores del país. La mayor parte del denim indio procede de la localidad de Ahmedabad, donde tiene sede Arvind y otros de los diez gigantes del textil del país, según datos de la feria Denim Club Indigo, que se celebra en la localidad de Noida.
 
La fuerza de la industria india del textil ha facilitado el crecimiento de la confección de prendas de denim. Lo mismo ha ocurrido en Pakistán, un país que también está pujando por este segmento.
 
Pakistán, que cuenta con un plan gubernamental de desarrollo de la industria textil y de la confección para aprovechar el sistema de preferencia GSP+ de la Unión Europea, trata de hacerse un hueco en el segmento del denim, del que hasta ahora era uno de los principales productores de tejido.
 
La industria textil pakistaní cuenta con unas cuarenta empresas especializadas en producir denim, con una producción estimada de más de 600 millones de metros cuadrados anuales. La mayor parte de su producción abastece a los confeccionistas de China, India y Bangladesh.
 
Turquía es otro de los países en los que ha incrementado su producción de prendas vaqueras en los últimos años. La posición geoestratégica del país, sumado a una industria textil con una sólida cadena de valor, le ha consolidado también en este segmento. La industria turca ha captado la mayor parte de la producción de artículos de denim que se distribuyen en el mercado europeo.
 
La principal baza de la industria de la confección de prendas denim en Turquía es su proximidad a Europa. Los tiempos de entrega del país a los mercados europeos se sitúan entre dos y tres semanas. En cuanto a los precios, mientras que un par de vaqueros procedentes de China tienen un coste unitario de menos de cuatro dólares, en Turquía no superan los diez dólares, dependiendo de la rapidez y la calidad.
 
Marruecos se ha consolidado como otro de los países proveedores de prendas denim para Europa. Desde la cuenta euromediterránea, la industria del país se ha especializado en este segmento, a pesar de la fuerte competencia de Turquía. A principios de este año, la industria marroquí del sector puso en marca el Moroccan Denim Cluster para potenciar su producción.
 
Al margen de los grandes polos productivos, Japón continúa siendo la cuna del raw denim. El segmento lujo del denim se produce en el mercado nipón. Los entusiastas del tejido denim siguen pagando fortunas por los metros de esta tela con sello japonés. El país cuenta con fabricantes de casi un siglo de tradición.


LA ERA DE LAS 2 HORAS
Descubra como se mueve el denim en Argentina


Recent Posts